Dentro de la montaña reposa una maravilla de la arquitectura mundial

La Hermosa Catedral tallada completamente en Sal es única en su tipo y presenta a sus visitantes una majestuosidad sin igual. 180 metros bajo tierra se encuentra un lugar alejado de lo cotidiano que invita a la reflexión, al autodescubrimiento y al encuentro interno con la parte espiritual.

La posibilidad de sentirse como un minero y recorrer socavones oscuros que se iluminan con una lámpara especial en el casco es algo que encanta a los visitantes de la Catedral de Sal de Zipaquirá en Colombia. En este lugar, al que se puede llegar en un tren turístico desde Bogotá (el viaje dura dos horas desde la estación de Usaquén), se pueden recorrer estaciones del viacrucis bajo el efecto de luces de colores y, además, se presenta una película en 3D sobre la extracción de la sal.

Esta portentosa mina de sal se encuentra en el municipio de Zipaquirá, en el departamento de Cundinamarca. Está incrustada en el Cerro del Zipa (jefe máximo indígena), a 2.652 m.s.n.m y tiene una temperatura promedio de 14ºC.