Lo que era en el pasado un poblado Muisca después se convirtió en un barrio y actualmente da nombre a toda una localidad en el nororiente de Bogotá. Con arquitectura antigua,  pero no tanto como la de La Candelaria, tiene una amplia variedad gastronómica y de centros comerciales. Quizás su mayor atractivo se da los días domingos cuando se permiten las calles peatonales debido al tradicional “Mercado de las pulgas” que se ubica cerca al parque principal de la zona. Allí se venden artesanías de todo tipo, antigüedades, platos típicos y arte en general para todos los presupuestos. No pueden dejar de visitarlo y la recomendación, como dije anteriormente, es ir preferiblemente un fin de semana.